sábado, 25 de marzo de 2017

Tifus en Bornos

Sí, señoras y señores, TIFUS EN BORNOS.

Me gustaría saber si alguien recuerda o como yo, padeció aquél foco de tifus, fiebres tifoideas o "calenturas del vientre" como vulgarmente se le llamaba a aquella enfermedad que apareció en Bornos allá por el año 1945 o 46 aproximadamente, la cual afectó a mucha población infantil hasta el extremo de que por esta causa hubo algún o algunos fallecimientos.

En el transcurso de aquella enfermedad que a mí me atacó de lleno, la cual provocaba alta fiebre, delirios y otros síntomas me trataron los doctores D. Juan Cruz, D. Eleuterio y quizás también D. Francisco. Mi estado alcanzó tal gravedad que los citados doctores recomendaron a mi padre buscar otras alternativas, bien en Jerez o en Arcos.

En Arcos había entonces un médico muy famoso llamado D. Feliciano, al cual acudimos urgentemente, calificando éste mi estado de muy grave y anunciando un tratamiento carísimo, naturalmente la Seguridad Social no existía y " por caridad " en la farmacia sólo daban los famosos "papelillos".

LA COINCIDENCIA

Para regresar a Bordos mi padre me subió en sus hombros hasta la carretera, llano de Buena Vista, donde comenzó a hacer "auto stop" a los pocos vehículos que circulaban. Tras el paso de algunos sin que ninguno parase, advirtió la presencia de un coche negro. Mi padre con los brazos en cruz y cerrando los ojos se situó en el centro de la estrecha carretera hasta que el vehículo detuvo su marcha. De él se bajaron dos individuos vestidos con traje, corbata y sombrero típico de la época que le recriminaron su actitud. Mi padre se justificó por tenerme a mí echado en la cuneta y grave. Los referidos señores pidieron los papeles del médico y una vez comprobados nos invitaron a subir.

El magnífico automóvil emprendió de nuevo su marcha hacia Bornos. Se detuvo en la puerta del castillo donde nos bajamos y mi padre, en señal de cortesía y gratitud se quitó la boina que siempre usaba.

Aquellos señores del coche negro vestidos al estilo de la mafia era una comisión enviada desde Cádiz para el estudio del foco de tifus desatado en Bornos provocado por la contaminación del agua.

Afortunadamente, aquél médico, D. Feliciano del que tantas veces me he acordado en mi vida y los recursos económicos buscados por mi padre pudieron atajar aquella maldita enfermedad que casi termina con mi vida.

Desde Gerona, Juan Cabrera para todos los bornichos.
R/ 25 de marzo de 2008

2 comentarios:

Fernando dijo...

¡NO SABEMOS LAS FACILIDADES CON QUE CONTAMOS HOY!
Estos viajes médicos a Arcos de la Fra. eran muy habituales por aquellas fechas. A mi también me han contado los mayores de tener que ir a Arcos a sacarse una muela. ¿Se imaginan los lectores tener que andar los 12 km. que separan las localidades para ir al dentista? La mejor de las veces podían ir montados en burro. Eso sólo lo puede saber quien ha padecido un dolor de muelas en condiciones. ¡Gracias a Dios que todo ha cambiado para mejor!

Anónimo dijo...

Sin ánimo de distraer la atención sobre su historia querría precisar que no es lo mismo Tifus (enfermedad producida por la picadura de una garrapata,da fiebre alta, dolor de cabeza, escalofríos y enrojecimiento cutáneo) que Fiebres Tifoideas, que es lo que probablemente padeció usted, (además de la fiebre y el sarpullido cursa con gastroenteritis y diarrea, se solía dar cuando se regaban los huertos con aguas fecales).